Descubre Cracovia y sus alrededores a ritmo eco

Jezioro Dobczyckie z lotu ptaka
¿Es posible descubrir la capital de Małopolska –la segunda ciudad de Polonia en cuanto a tamaño– a ritmo eco? ¿Es posible encontrar en sus alrededores rutas tranquilas y poco frecuentadas, lejos de las multitudes? ¡Por supuesto! Tanto Cracovia como sus alrededores fascinan con su diversidad de paisajes, la riqueza de su cultura y sus tradiciones, los numerosos recuerdos del pasado y lugares que merece la pena descubrir... a ritmo eco.

Klasztor w Tyńcu na wyniosłym zboczu nad Wisłą

De hecho, basta con ponerse ropa deportiva, unos zapatos cómodos para recorrer paseando, corriendo o en bicicleta numerosos parques, bosquecillos y áreas de naturaleza salvaje. Los bellos rincones del Parque Natural Bielany-Tyniec, el Bosque Wolski, Podgórki Tynieckie, los prados de Nowa Huta, los valles del Dłubnia y el Rudawa atraen con las numerosas posibilidades de ocio activo. Lugares como el Embalse de Nowa Huta, Błonia o Bagry brindan una posibilidad de descanso y ocio. Para todos los aficionados a las dos ruedas la comunicación es más sencilla gracias a la red de carriles bici, especialmente la Ruta Ciclista del Vístula, que lleva a lo largo del Vístula haciendo la función de «autopista para bicicletas». Cracovia sabe sorprender... Por una parte con las vistas originales de la industrial Nowa Huta, por otra con el clima campestre de Bronowice, impregnado de la atmósfera bohemia de la “Joven Polonia” (movimiento artístico a caballo de los siglos XIX y XX).

Rowerem nad Wisłą

Sin embargo, basta con salir de los límites de la ciudad apenas unos kilómetros para que se abran unas perspectivas totalmente diferentes... Independientemente de la dirección que tomemos, en los alrededores de Cracovia abundan rincones idóneos para paseos en familia, lugares en los que es posible gozar de la naturaleza y descansar del bullicio de la ciudad y, de paso, disfrutar contemplando diversos monumentos que encajan armoniosamente con el paisaje.

Merece la pena volver a descubrir la Jura Krakowsko-Częstochowska y el Parque Nacional de Ojców: una región envuelta en leyendas de fortalezas medievales, ejemplo perfecto de armonía entre la actividad humana y el medio ambiente. La trucha de Ojców y los vinos del Jura ocupan un lugar destacado en las tradiciones culinarias de la región.

Zielona dolina jurajska

Las colinas de Wiśnicz son un rincón situado al sur de Bochnia, entre los ríos Raba y Dunajec. Ha inspirado desde hace siglos a artistas y ha atraído a amantes del arte. Sus suaves colinas que se elevan por encima de los 500 msnm, los prados floridos, los pastos y los arbolados entre los campos crean una sensación de paleta multicolor de campos, huertos y claros del bosque. El pintoresco paisaje está enriquecido con numerosas perlas de arquitectura civil y sacra, porque ¿quién no ha oído hablar de legendario Castillo de las familias Kmita y Lubomirski en Nowy Wiśnicz o de las policromías de la iglesia gótica bajo la advocación de San Leonardo en Lipnica Murowana, inscrita en la lista del patrimonio de la UNESCO? La región destaca por su paisaje cultural único y las tradiciones regionales famosas en todo el país, con el concurso de palmas de Pascua de Lipnica a la cabeza.Wiśnicki zamek w chmurach

Por la Ruta del Ámbar Greenways se puede llegar desde Cracovia hasta el castillo real renacentista de Niepołomice y luego, por las rutas verdes del Bosque de Niepołomice, donde podemos encontrarnos con la naturaleza salvaje y el rey del bosque: el bisonte.

Al viajar hacia el sur es imposible no detenerse en los alrededores de Myślenice y Dobczyce para sentir el ambiento único de dichas ciudades, admirar las vistas de los montes locales y la panorámica del Lago de Dobczyce con el Palacio Real y el Museo al Aire Libre de la Construcción Popular de Madera que dominan sobre él.

Jezioro Dobczyckie z góry

bucólico paisaje de suaves oteros, cubiertos por un colorido mosaico de campos de cultivo, prados y bosques. Se trata de un patchwork específico, de gran colorido, compuesto de cultivos de trigo, centeno, avena, maíz y la omnipresente col, adornado con amapolas, acianos y millones de diversas flores campestres. Lo más sencillo es venir hasta aquí con los Ferrocarriles de Małopolska, que permiten además transportar bicicletas. Para descubrir Miechów y su Basílica Menor del Santo Sepulcro, testigos de la histórica batalla de Racławice, la antigua iglesia de Przesławice, incluida en la ruta de la arquitectura de madera, lo más sencillo es desplazarse en bicicleta. De este modo, podrá disfrutar del atractivo carril bici que sigue el recorrido del antiguo ferrocarril de vía estrecha, actualmente en desuso.

Pola na Wyżynie Miechowskiej

Planując wycieczki po  Krakowie i okolicach koniecznie poszukaj inspiracji w ekoprzewodniku  „Podróżuj po Małoposce w rytmie eko”, szczególnie, że w zakładce Wypoczywaj w rytmie eko znalazły się dwie, premierowe wycieczki „Wyrzyna Miechowska – mozaika pól i kwietnych stepów” i „Rodzinnie wokół Krakowa”.