Minas

Kaplica z obrazami i krzyżami w kopalni soli.
El camino hacia las minas, queda determinado por unas construcciones en los ejes. Aunque no son populares en el paisaje de Małopolska, sin embargo, visitando Bochnia y Wieliczka uno tiene la impresión de que algo tiene que ver. La historia de estos pueblos, está relacionada con la explotación de la materia prima, sin la cual hoy es imposible imaginar una vida, la sal. La sal fue formada hace 15 millones de años, en el promontorio norte de los Cárpatos. Posteriormente, de un mar existente entonces, en las condiciones de un clima cálido y seco, el agua se evaporaba, y sus componentes se disolvían condensándose. Entonces, como resultado dio lugar a que los Montes Cárpatos en el sur fueron traspasados y se movió hacia el norte. La explotación de esos yacimientos se inició ya en el Neolítico. Sin embargo, un profundo impacto en su forma posterior, lo dió la persona de Kinga, en el siglo XIII - esposa del rey Bolesław Wstydliwy. Según la leyenda, en un bloque extraído de sal mineral, se encontró un anillo que perteneció a la reina, y que fue tirado antes a una de las minas húngaras. La centenaria explotación de sal, ha dejado pasarelas de kilómetros de longitud, y cámaras llenas de aire con efectos saludables para el cuerpo. Pensar, que esta mina sin precio - reconocida en el mundo y premiada muchas veces - se encuentra literalmente bajo nuestros pies.

Multimedia