Ruta de plata de los mineros de Olkusz

Rzeźba górnika z herbem Olkusza
Al igual que hace siglos, también hoy en las calles de Olkusz es posible encontrar las figuras de los mineros (llamados gwarek) de la ciudad. Fabricadas en bronce y recubiertas de pátina, estas figuras son parte del proyecto «Ruta de plata de los mineros de Olkusz», realizado por el ayuntamiento de Olkusz.

Hasta ahora las tradiciones mineras de Olkusz no eran visibles a simple vista para los habitantes y los turistas que visitan la ciudad. La «Ruta de plata de los mineros de Olkusz» debe llenar esta laguna, a saber, una ruta educativa e histórica por el casco antiguo de Olkusz. En dieciocho lugares del casco antiguo, en pedestales de un característico conglomerado rojo de Parcze, se han colocado las figuras de mineros. Cada una es diferente, tiene distintos atributos y «cuenta» una historia distinta, describiendo un determinado aspecto de la historia de la ciudad, ya sea un evento, un personaje, un lugar con importancia histórica o una leyenda de Olkusz.

A los que entran en el casco antiguo desde el oeste les da la bienvenida un minero sentado sobre las reliquias de la antigua Puerta Sławkowska y que sujeta el escudo de la ciudad con una azada de minero. La figura del minero situada junto a la basílica de San Andrés en Olkusz sujeta en la mano una gran cruz que recuerda a la «Cruz de los Mineros» de plata, fundada en el siglo XVII por los mineros de Olkusz. Podemos admirarla en la iglesia. Las figuras de los mineros que acuñan monedas están situadas junto al edificio de la antigua jefatura de distrito, donde entre finales del siglo XVI y comienzos del XVII funcionaba la casa de la moneda de Olkusz. Dos mineros que llevan simbólicamente una hogaza de plomo de Olkusz se encuentran en el lugar en el que se encontraba la balanza municipal en la plaza del mercado medieval. También hay un minero fundiendo plomo y un minero herrero, colocado delante del colegio «Mechanik» de Olkusz. Uno de los mineros «defiende» con una espada la torre de Olkusz, mientras que el arma de otro situado delante del Museo Regional de la Asociación Polaca de Turismo y Estudios Regionales (PTTK) hace referencia a la espada «de verdugo» que puede admirarse en este museo. A su vez, el minero que sube por una escalera situada delante de «Brengarda» representa la tradición de los bomberos de Olkusz, que se remonta hasta el siglo XV. La figura de un minero anciano que encontramos en el parque municipal recuerda a la iglesia del hospital del Espíritu Santo, que se levantaba en este lugar desde el siglo XIV.

Las figuras de los mineros también cuentan leyendas de Olkusz. Así, hay un minero Tesorero, es decir, un espíritu de la mina, y un minero inclinado sobre una cuna, que ilustra la leyenda de las cunas de plata encargadas por los ricos mineros de Olkusz.

Las figuras de los mineros son obra de Jan Siuta: escultor, pintor y filósofo, graduado de la Academia de Bellas Artes de Cracovia (Kraków). Una de sus numerosas obras es, por ejemplo, el sarcófago del presidente de la República de Polonia Lech Kaczyński y de la primera dama en Wawel. Las figuras de los mineros con características túnicas con capucha y calzados con cracovianas están inspiradas en la iconografía original, es decir, en las representaciones que conocemos de los mineros de las obras del científico del siglo XVI Georgius Agricola, o de las figuras de los mineros que sujetan los escudos de Olkusz y Polonia que podemos ver en una pintura del siglo XVI en la pared del presbiterio de la basílica de Olkusz.

Junto a cada una de las figuras hay una placa con información sobre la historia del lugar en el que está colocado el personaje. Las figuras de los mineros forman una interesante ruta. De momento es posible recorrerla a pie, buscando las casi 130 réplicas de trojaki de Olkusz colocadas en la acera, es decir, monedas con la imagen del rey Segismundo III Vasa que eran acuñadas en la casa de la moneda de Olkusz, así como mineros sujetando el escudo de la ciudad.

En el marco del proyecto continúan los trabajos para la creación de una aplicación móvil. Tras descargarla, al pasear por la «Ruta de plata de los mineros de Olkusz» y acercarnos a las diferentes esculturas, gracias a la llamada tecnología de beacons será posible escuchar la «narración» del minero sobre la historia del lugar en el que se encuentra la escultura. Las grabaciones que guiarán a los turistas por la ruta estarán disponibles en polaco, además de inglés, alemán y ruso. Estarán adaptadas a diferentes grupos de destinatarios. El empleo de nuevas tecnologías permitirá aprovechar totalmente el programa educativo preparado por parte de las personas discapacitadas, especialmente las invidentes y aquellas con discapacidad visual, que no solo podrán tocar la escultura del minero, sino también escuchar la historia narrada por este.

Multimedia