Con vistas a los Tatras: a ritmo eco

Vista panorámica los Tatras y Zakopane, desde Gubałówka
Los Tatras y Podhale son algunas de las regiones de Polonia más visitadas por los turistas. A pesar de su enorme popularidad, de las principales rutas turísticas atestadas y de los interminables atascos en la carretera a Zakopane, es posible encontrar aquí tranquilos rincones pintorescos, disfrutar de bellísimas vistas de las cumbres montañosas, conocer a fondo los secretos de la cultura de los montañeses y valorar la belleza del arte folclórico de la región. Basta con abrir bien los ojos, aguzar el oído y moverse a ritmo eco por la ruta de la aventura en las montañas.

Elevadas cumbres que llegan hasta el cielo, profundos valles, pastizales y prados floridos, estanques, bosques llenos de hayas, abetos, piceas y arces blancos, viento que sopla entre las rocas y los montes escarpados, especies únicas de flora y fauna, la majestuosidad de las montañas: la aventura y el misterio hacen que esta parte de Małopolska sea absolutamente excepcional. Los Tatras son nuestro símbolo nacional, un icono de la belleza, una extraordinaria combinación de naturaleza y cultura protegida en el Parque Nacional de los Tatras y la Reserva de la Biosfera de la UNESCO. Incluso en plena temporada turística merece la pena ponerse unas botas cómodas, preparar una mochila y ponerse en marcha al amanecer. Gracias a esto evitaremos las multitudes y con toda seguridad podremos ver mucho más... O puede que sea el momento de hacer realidad los sueños de la juventud, romper con lo cotidiano y seguir una ruta, pasando de refugio en refugio, deleitándose con la belleza de la naturaleza y la verdadera atmósfera de un recorrido por las montañas. 

widok na Dolinę Pięciu Stawów

El paisaje de los Tatras no solo son montañas, también es el vivo folklore de Podhale, con la música, los trajes, el baile, las miradas fogosas que reflejan el orgullo del alma montañesa. Zakopane es también la cuna de la poesía y el arte de la Joven Polonia (período modernista del arte, de la literatura y de la música polaca). Así, podemos seguir los pasos de Kasprowicz, Przerwa-Tetmajer y Witkacy y conocer la ciudad desde una perspectiva totalmente nueva: los lugares en los que floreció la vida bohemia.

Góralskie detale architektoniczne

No solo los Tatras y Zakopane han inspirado desde hace siglos a los artistas polacos, también Orava aportó una vena creadora a numerosos músicos, poetas, pintores y escultores populares. Aquí, entre espesos bosques, pastizales para el pastoreo, coloridos prados y turberas pueden verse los restos de la tradicional arquitectura de madera en el estilo de Orava. La tarjeta de presentación turística y el corazón de la región es un extraordinario museo al aire libre: el Parque Etnográfico de Orava en Zubrzyca Górna, donde el olor a madera y las historias locales permiten viajar en el tiempo.

Zabudowa drewniana w Orawskim Parku Etnograficznym

Desde Orava ya solo nos separa un paso del momento de rendir visita a la Reina de los Beskides, la Madre del Mal Tiempo: Babia Góra. Merece la pena trepar, aunque sea una vez, a la cima al amanecer: esta vista inolvidable se grabará para siempre en nuestra memoria.

Widok z Babiej Góry na Tatry

Los alrededores son famosos por la hospitalidad de sus gentes y la excelente cocina local. Tras una noche pasada en uno de los numerosos refugios, hostales familiares o granjas de agroturismo, habremos recuperado las fuerzas para empezar una ruta siguiendo las huellas de bandidos, pastores valacos, guardabosques y artesanos: fabricantes de juguetes de Stryszawa, carpinteros de Zawoja, escultores populares de santos, pintores y tallistas.

Mężczyzna rzeźbiący w drewnie

Rękodzieło - Zabawki drewniane

Podhale es también un auténtico paraíso para los ciclistas. Por la Ruta Alrededor de los Tatras y VeloDunajec es posible rodar sin fin, admirando las mágicas panorámicas de los Tatras, las montañas Gorce, Babia Góra y los Pieninos. Las rutas están disponibles para todos, tanto ciclistas profesionales como aficionados. Incluso los más jóvenes podrán con ellas. Sin ir muy lejos, alrededor del Lago de Czorsztyn se puede recorrer en bicicleta la ruta más bella en cuanto a las vistas en Małopolska. Dos castillos, que antaño vigilaban la frontera con Hungría, reflejados en el espejo del agua, bellísimas vistas de las montañas, numerosos lugares para el descanso y el ocio, cabañas de pastores con quesos locales: es una idea genial para una excursión para todos los amantes de las dos ruedas.

Widok na zalew Czorsztyński ze ścieżki rowerowej VeloDunajec

En el recorrido de los ecoviajes no es posible olvidarse de las gargantas de los ríos Dunajec y Białka, las emblemáticas cumbres de los Pieninos y los Gorce, que cada viajero debería conquistar, así como numerosos claros del bosque con cabañas de pastores, donde se lleva a cabo el tradicional apacentamiento de las ovejas. Entre estos paisajes encontraréis pueblos históricos situados en la ruta húngara, tales como Krościenko nad Dunajcem, con su histórica Plaza del Mercado, y Szczawnica. ¡Al recorrer Podhale también es posible encontrar lugares desde los que podremos admirar al mismo tiempo en el horizonte 4 parques nacionales! Se trata de una ocasión totalmente excepcional para cualquier ecoturista.

widok na rzekę

A los más jóvenes seguro que les encantará Rabka-Zdrój con su clima de balneario, apropiado para el tratamiento de muchas enfermedades, pero también la vegetación, el espacio para jugar despreocupadamente, los teatros tradicionales y sus climas retro. Es un lugar perfecto para pasar el tiempo de forma activa con la familia.

Pomnik Słonia w Rabce-Zdrój